miércoles, 15 de junio de 2011

Dormirse en el bus

Es inevitable ese cabeceo, esa lucha constante contra los parpados después de salir de una larga jornada de trabajo o estudio, o incluso cuando vas sin ningún tipo de cansancio. El movimiento del bus se hace tan arrullador que es imposible no ceder a sus encantos y cuando menos piensas te encuentras abriendo los ojos, sin saber a que horas fue que los cerraste; pero eso sí, ya despertaste intentarás no volver a quedarte dormido, y otra vez!!! de nuevo abres los ojos con esa sensación de incertidumbre e impotencia al no poder ganarle al sueño. Revisas tus joyas, el bolso, los bolsillos, todo está completo y sabiendo aún del peligro de nuevo te ganan los párpados y así hasta que llegas a tu lugar de destino, sin más remedio que salir desconcertado y con esa sensación de pesadez.

Pero hay también clases de dormidores en buses, están los que pierden todo control cefálico y se pegan en la cabeza con el asiento de adelante, el espaldar, la ventana, incluso hasta puedes sufrir de un golpe leve o severo a la cabeza sin que el bello durmiente que está a tu lado se de cuenta; están los saltarines que al menor frenazo o aceleración brincan en su propia silla con cara de susto; están los bien cómodos que sin preguntar por permisos lo ven a uno como objeto de su comodidad o almohada, y pasa a ser uno extensión de la silla.
Yo por ejemplo, he sido una de cada uno, pero no intencionalmente, es dependiendo del cansancio.

Que clase de dormidor en el bus eres?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada